¿Cómo se celebra la navidad en Suiza?

El Adviento empieza el cuarto domingo antes de Nochebuena. Comprende las cuatro semanas anteriores a la Navidad, es el tiempo de la liturgia cristiana, en la que se conmemora el nacimiento de Jesucristo. Es tradicionalmente la época en la que los creyentes se preparan para el advenimiento de Cristo.

Particularmente durante el siglo XIX se consideraba esta fase de espera antes de Nochebuena como un método pedagógico idóneo para inculcar a los niños paciencia antes de recibir la recompensa.

Para que los niños puedan soportar mejor el tiempo de espera antes de Nochebuena, día del reparto de regalos, los padres suelen comprar un calendario de Navidad con 24 ventanitas (una para cada día de diciembre hasta Nochebuena) que abrevian la impaciencia de los niños hasta el añorado día de Navidad.

Estos calendarios de Adviento forman parte de las tradiciones navideñas suizas, al igual por otra parte como las coronas de Adviento con sus cuatro velas, una para cada domingo de Adviento.


La caza de Nicolás

La tradición del Klausjagen («ir a la caza de Nicolás») tiene lugar el 5 de diciembre en las regiones católicas de Suiza, sobre todo en Küssnacht del Rigi (Cantón de Schwyz).

Ya no se trata tanto de una simple caza, sino más bien de una representación viva y ruidosa con luces, cuernos y látigos. Hasta doscientos hombres llevan camisas blancas y barbas postizas y en la cabeza una gran mitra de obispo (ínfulas) de papel transparente colorado. Los disfrazados saltan por las calles saludando a la gente de confianza con una reverencia.

Nicolás por su parte aparece al final de esta procesión, escoltado por varios asistentes (Schmutzli) y portadores de antorchas. Éstos a su vez son acompañados de centenares de hombres (los denominados «cazadores de Nicolás») que llevan camisas blancas de labriegos y grandes cencerros que balancean en sus caderas.


San Nicolás

A San Nicolás (Nicolás de Mira, santo padrón de los niños) se le llama comúnmente Samichlaus en el área germano-parlante de Suiza. No aparece sólo en Nochebuena y en Navidad, también se le puede ver el día 6 de diciembre, día de San Nicolás. Ese día los niños salen corriendo a la puerta para recoger la bota de Nicolás que suele contener mandarinas, naranjas, nueces y galletas. Nicolás tiene una barba blanca y lleva un abrigo rojo con capucha.

En sus visitas a casas privadas, escuelas y guarderías, Nicolás suele ser secundado de Schmutzli, sobre todo en los cantones de la Suiza central. Es el asistente de Nicolás y más bien un personaje oscuro y tenebroso que lleva una palmeta (Rute) y un saco de yute con regalitos.

Para el día de San Nicolás, los niños aprenden un refrán de memoria para presentárselo a San Nicolás, que los premia dándoles golosina, cacahuetes, mandarinas, panes de especias, chocolate, etc. El asistente de Nicolás, Schmutzli, es tradicionalmente el encargado de castigar a los niños malos con una vara. Hoy en día, sin embargo, ya no se usa la palmeta como instrumento de castigo, desde luego; pero en tiempos no demasiado lejanos todavía se amenazaba con llevar a los niños al bosque encerrados en un saco si no obedecían a sus padres.

En el Tesino y en algunas zonas de la Suiza francófona existe una pareja femenina de San Nicolás: se llama Befana en la Suiza italiana (Tesino) y Chauche-Vieille en la Suiza de habla francesa. En el Tesino los niños cuelgan un calcetín en la víspera del 6 de enero (la palabra «Befana» es un derivado de epifanía). Si el calcetín contiene golosinas en la madrugada del 6, entonces los niños se portaron bien durante el último año; pero si en cambio contiene un pedazo de carbón, entonces se portaron mal.


Nochebuena

Nochebuena es en Suiza una fiesta familiar. Es el día de la reunión de todos los miembros de la familia y culmina con la cena festiva, los villancicos y el reparto de regalos. Un elemento irrenunciable de la fiesta es el árbol de Navidad que alumbra en todo su esplendor.

En Suiza es muy común el uso de velas verdaderas para el árbol de Navidad en lugar de usar luces eléctricas. Desafortunadamente esto implica que suele haber muchos incendios por descuido.

Muchas familias suizas van después de la cena a la misa del gallo (en regiones católicas) o al servicio divino de medianoche (en regiones protestantes). En las iglesias suele haber mucha gente que en el resto del año no suele asistir al culto.

Gracias a su plurilingüismo y su posición céntrica en Europa, Suiza dispone de una gran variedad de villancicos.

 

Más sobre la Navidad


Navidad
Contactar

Versión Desktop