¿Cómo se celebra la navidad en República Checa?

Calles y plazas iluminadas, ajetreo de mercadillos de Navidad y villancicos omnipresentes convencerán incluso a adversarios acérrimos de las fiestas que las fiestas de Navidad en la República Checa son uno de los períodos más bonitos del año. Las tradiciones antiguas las recordarán no sólo diferentes museos incluyendo los de arquitectura popular,  sino también la gente en sus casas. Ir a ver un belén o escuchar alguno de los conciertos de Adviento en una iglesia, un palacio o en una plaza es una de ellas.

San Nicolás reparte entre los niños primeros regalos

El 6 de diciembre es el día de San Nicolás, presagio claro para los niños y sus padres de que las fiestas de Navidad llaman a la puerta. En la víspera de su onomástica, el 5 de diciembre, viene San Nicolás con su comitiva para visitar a todos los niños. Para quienes se portaron bien tendrá golosinas, fruta y pequeños obsequios, los traviesos recibirán de las manos del diablo con cara amenazante patatas viejas o carbón. Para que los niños no se intimidaran mucho, intercede el ángel convenciendo a San Nicolás que también ellos se merecen algún que otro regalo bonito. Ese día encontrará a aquel trío enmascarado en cualquier lugar de la República Checa. Los adultos y niños mayores se atavían con mucho gusto como aquellos seres sobrenaturales.

Nuestra sugerencia: Aguinaldo de San Nicolás en Trebíc o en el Museo Minero de Ostrava.

Mercadillos de Navidad: regalos ocurrentes y ambiente festivo

Los mercadillos de Navidad praguenses pertenecen a los más renombrados de Europa. Este año empezarán el 28 de noviembre de 2008 con la iluminación del árbol de Navidad para terminar el 1 de enero de 2009. En la Plaza de la Ciudad Vieja y la Plaza Wenceslao se montarán decenas de puestos donde se podrá comprar adornos de Navidad, figuritas hechas de hojas de maíz y paja, panecillos de miel ricamente decorados, velas aromáticas o chales y gorros de lana.  Aunque no escoja ningún regalo, seguramente no resistirá a algún refrigerio. Un ponche caliente, un vaso de aguamiel aromático, castañas asadas o mazorcas de maíz, panes tradicionales de Bohemia antigua con nombre alegre "trdlo" (mondonga) o salchichas a la parrilla serán una pequeña recompensa para aguantar el ajetreo navideño.  Debajo del árbol natural iluminado en la Plaza de la Ciudad Vieja descubrirá un pesebre con el Niño Jesús y sus fieles animalitos (burrito, cabras, ovejitas) rodeados siempre de un montón de niños.  En el escenario se presentarán coros o habrá espectáculos para niños.

Habrá otros mercadillos pequeños en Praga que se desarrollarán en diciembre en las plazas námestí Míru, námestí Republiky, en el recinto ferial Výstaviste de Holesovice o Kampa. Los butiques que ofrecen últimos gritos de la moda y artículos de lujo los descubrirá en las avenidas comerciales praguenses más conocidas: Na Príkopech y Parízská. A los checos les gusta hacer compras y muy a menudo compran regalos en los grandes centros comerciales situados en las afueras de la ciudad.

Nuestra sugerencia: El mercadillo de Navidad en Melník tendrá un ambiente más íntimo. El 06/12 podrá comprar allí regalitos monos y los días 12 y 13/12/2008 degustará  manjares de la cocina de Adviento de nuestras abuelas y tatarabuelas.

Los belenes checos no tienen parangón en el mundo

La historia del Nacimiento del Niño Jesús fue y sigue siendo una inspiración eterna para los creadores de belenes. La República Checa pertenece a las potencias en cuanto a la creación de belenes se refiere, ya que su confección - de madera, papel, yeso, cerámica o pasta de miel - cuenta con una tradición que se remonta al siglo XVI. El Museo de Jindrichuv Hradec  aloja el belén mecánico popular más grande del mundo: Pesebre de Krýza. El autor trabajó en esta obra monumental que contiene unas 1400 figuritas más de 60 años. En Trebechovice pod Orebem fue fundado incluso  el Museo de Belenes que alberga belenes de la República Checa y Eslovaquia. Su pieza más valiosa es el Belén móvil de Trebechovice. A su vez, la joya más preciosa del Museo de Belenes de Karlstejn no es nada menos que el Belén real de Karlstejn con figuritas de los reyes checos.  Todos los años, del 24 de diciembre al 2 de febrero, podrá apreciar las creaciones de vecinos diestros de la ciudad de Trest , región de Vysocina, , directamente en las casas de sus creadores o en el museo local.

 

Más sobre la Navidad


Navidad
Contactar

Versión Desktop