¿Cómo se celebra la navidad en Escocia?

Edimburgo se viste de fiesta año tras año, para celebrar la Navidad con diversas actividades, como la noria gigante o la pista de patinaje que se instalan en los jardines de Princes Street así como los muchos puestos de comida esparcidos por toda la ciudad.

Pero hay tradiciones más antiguas y arraigadas. Se dice que las vacaciones escolares escocesas tienen su origen en el siglo XVI: según cuentan, unos estudiantes de la escuela de Aberdeen se pusieron en huelga, y no dejaron entrar a los maestros dentro del colegio hasta que accedieron a darles unas vacaciones de dos semanas. Otra de las viejas tradiciones afirma que las mujeres solteras podrían averiguar su futuro cascando un huevo en un vaso, y según la forma que tomase el huevo se podría predecir la profesión de su futuro marido.

Respecto a la cena de Navidad, comer pavo es ahora la costumbre más extendida en Escocia. Pero esto no siempre fue así ya que antiguamente la cena navideña consistía en ganso ahumado, en la zona de Caithness, o pollo al horno, en las Highlands.

Tras las Navidades llega el Hogmanay, una de las celebraciones más importantes en Escocia, que se prolonga del 29 de diciembre al 1 de enero. Edimburgo y Glasgow reciben el año nuevo acompañados de visitantes y residentes. Como tantas cosas misteriosas de este país, nadie sabe a ciencia cierta de donde viene el nombre de Hogmanay aunque se especula con varios orígenes: ‘Haleg Monath’, mes santo en anglosajón, u ‘Oge Maidne’, nueva mañana en gaélico, podría ser su origen. Pero la interpretación más popular y divertida es la que narra que una escocesa, exhausta después de haber deseado feliz año a centenares de personas por las calles de Edimburgo, exclamo ‘hug many’, ¡abrazos a todos!


Aunque el Hogmanay se celebra en varias ciudades escocesas, el más espectacular es sin duda el de Edimburgo. La celebración comienza el lunes 29 de diciembre, con un espectáculo único: la procesión de antorchas. Esta procesión recorre la milla real acompañada de gaitas y tambores y desemboca en Carlton Hill dando paso al festival del fuego. El origen de esta procesión se encuentra en antiguos festivales vikingos que vinculaban el fuego a la purificación del espíritu.

El martes 30 de diciembre, la fiesta continua con ‘Night Afore Fiesta’, una ocasión para disfrutar de los gaiteros al mas puro estilo escocés en la Royal Mile. También este día se podrá disfrutar de compañías de teatro callejero o un carnaval latino, además de dar la oportunidad a cualquier visitante de participar en bailes regionales, con el fin de batir el record Guinnes con el baile más concurrido del mundo.


El día 31, la fiesta se multiplica con diversas actividades para toda la familia: carreras de huskies en Hollyrood Park o un triatlón para los más osados, son sólo algunas de las actividades que se están preparando. Y cuando llegue el momento de recibir al nuevo año entonar la tradicional ‘For Auld Lang Syne’ del poeta escocés Robert Burns.

La navidad en Escocia es una tradición relativamente nueva, ya que hasta 1970 no se convirtió en una fiesta oficial, pero desde ese año y hasta hoy, estas fiestas han adquirido un autentico estilo escocés, llenándose de originalidad e impregnándose de tradiciones únicas.

 

Más sobre la Navidad


Navidad
Contactar

Versión Desktop